Con nieve, sin turistas: Bariloche sufre este invierno por la pandemia – poca Negócios

Bariloche, Argentina (Foto: Wikimedia Commons)

Entre fines de junio y principios de julio, Bariloche fue agasajada por una tormenta de nieve que no se había visto en mucho tiempo. Toda cubierta de blanco, la ciudad más trendy de la Patagonia argentina lo tiene todo preparado para la avalancha de turistas que suele llenar sus calles y centros de esquí en esta época del año. Pero en este nuevo invierno del coronavirus, si queda algo de nieve, los visitantes son menos.

El paisaje es diferente al bullicioso destino turístico, que atrajo a más de 112 000 visitantes en julio de 2019, 15 000 de los cuales llegaron en 51 vuelos directos desde Brasil. La temporada de invierno, que va de junio a agosto, es responsable de traer a la región unas 500.000 personas, incluyendo a sus vecinos más famosos, Villa la Angostura y San Martín de los Andes.

Sin embargo, en 2020 todo indica que la temporada de hielo se habrá ido. Sin vuelos internacionales (las fronteras de Argentina están cerradas para viajes no esenciales hasta el 1 de septiembre) y con poca circulación interna por la cuarentena, que aún se respeta mucho en el país, la postal principal de Bariloche está vacía. Solo los residentes de la región se atreven a ingresar a las montañas de la región, mientras que las pistas del Cerro Catedral, el centro de esquí más grande de Sudamérica, permanecen inhabilitadas. En el centro del encantador Bariloche, los restaurantes, comercios y agencias están cerrados. Y los hoteles, incluido el majestuoso Llao Llao, estaban vacíos.

Para tratar de aliviar la situación económica local, el gobierno provincial declaró, la semana pasada, estado de “emergencia turística y comercial” en Río Negro, región donde se ubica Bariloche. Ahora, los representantes del sector privado de la ciudad piden que ese nivel se eleve a una “zona de desastre”. La medida se implementó por última vez en 2011, cuando las cenizas del volcán Puyehue, a 90 km del lado chileno de la frontera, mantuvieron cerrado el aeropuerto de la ciudad durante varios meses. Los vecinos recuerdan que en ese momento la pérdida económica no era tan grande.

De los aproximadamente 140 mil habitantes de Bariloche, unos 15 mil trabajan directamente con el turismo. Se estima que este sector genera otros 34 mil empleos de manera indirecta. La Cámara de Turismo de la ciudad estima que la pérdida de junio será de alrededor de 3,6 mil millones de pesos (R$ 270 millones). Pérdida aún mayor a la esperada para el segundo trimestre de este año, de 3 mil millones de pesos (R$ 225 millones), temporada baja.

Como si frenar la actividad turística no fuera suficiente, Bariloche enfrenta una serie de problemas precisamente por el exceso de nieve este invierno. Carreteras y vías congestionadas, servicios públicos como el aseo de la ciudad, parcialmente paralizados, y la falta de luz provocada por la caída de árboles son algunas de las dificultades adicionales a las que se enfrentan los vecinos en este ya largo invierno de 2020.

Alano Dena

"Nerd aficionado al café. Alborotador. Comunicador general. Jugador. Analista. Creador. Ninja cervecero total".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.