En bicicleta de Alaska a la Patagonia, le roban bicicleta a mujer brasileña en Perú – 20/02/2022 – Ciclocosmo

Desde que salió de Alaska en su bicicleta a mediados de 2016, la bióloga de São Paulo Juliana Hirata siempre ha priorizado los senderos rurales y los senderos en la naturaleza. De los 24.000 kilómetros recorridos, a través de 16 países, los aventureros pedalean a través de desafiantes desiertos, bosques y montañas, casi siempre lejos de las grandes ciudades.

Dormir en una tienda de campaña y cocinar en una estufa portátil, esa cosa que llevas atada a tu bicicleta, son partes importantes de tu plan. Son más de 1000 noches acampando solo en un entorno salvaje.

“En Alaska, me desperté en una tienda de campaña rodeada de huellas de osos, vi alces acercándose en la jungla canadiense y coyotes asustados en el desierto mexicano. Estoy acostumbrado a las serpientes. La seguridad, en estos lugares, es un estado psicológico. Naturaleza es mía. . Casa”.

En un raro abandono del entorno salvaje, cuando Juliana decide dejar atrás una de las huellas milenarias del Imperio Inca, sus aventuras cambian su estado de ánimo.

El miércoles pasado (16), el biólogo se hospedó en un hotel de Ayacucho, ciudad del sur de Perú donde pretendía reencontrarse con la humanidad luego de un período de soledad por los Andes. Una ducha caliente y una cama blanda que no había visto en semanas, la película así que…

Eso es lo que tú haces. Dejó su bicicleta en su habitación y, caminando por las concurridas calles de Ayacucho, encontró un cine. Quiero ver cosas del mundo civilizado.

Tres horas después, de regreso al hotel, el mundo civilizado confirma lo que ya sabe: la naturaleza es mucho más segura. Acampando entre osos, alces, coyotes y serpientes, incluso tuvo miedo, pero en el ambiente hostil no se sintió tan mal como en esa noche de la ciudad.

“Me volví loco, sin tierra. Era como si hubiera perdido el alma”, dijo al describir una escena que encontró a su regreso al hotel.

“Todo está sucio y desgarrado”. El hotel ha sido allanado y la habitación donde su equipo fue allanado. Se llevan bicicletas, carpas, estufas, sacos de dormir y otros elementos esenciales para completar tu aventura hasta el Fin del Mundo (uno de los puntos más australes de América, en la Patagonia argentina).

Juliana, sumida en esta aventura sola, sin los focos y sin patrocinadores, se ve obligada a embarcarse en una aventura. Decidido y confiado, dijo “recuperaré la moto”.

Desde entonces, comenzó a registrar agresivamente la ciudad.

Sólo él, un aventurero por el desierto y la montaña, al que le gusta perderse solo y no comunicarse, ha pasado sus días haciendo labores detectivescas, olfateando bimbos, cavando ferias de patines, pegando carteles de premios en las paredes de Ayacucho.

De este viaje, Juliana nos enseña una lección: arriesgar la seguridad, es suficiente para estar en medio de la humanidad.

Si un equipo de filmación siguiera sus pasos, seguramente harían una hermosa película. Pero no pensé que un hombre con cámara y micrófono captaría la naturalidad de esta mujer de 42 años que, sola, se enfrentó a osos, alces, coyotes, serpientes y ladrones.

Es mejor que alguien patrocine la publicación de su libro —Juliana tiene casi todo listo, pero por el camino que lleva, su obra literaria queda escondida en la naturaleza. Los editores recibieron un consejo: “Cartas desde el camino” reunió las historias autobiográficas que Juliana escribió desde el interior de su tienda de campaña.


ENLACE AHORA: ¿Te gustó este texto? Los suscriptores pueden liberar cinco accesos gratuitos de cualquier enlace por día. Simplemente haga clic en la F azul a continuación.

Fidelia Pardo

"Zombie friki. Erudito de las redes sociales sutilmente encantador. Entusiasta de la cerveza. Pionero del tocino de toda la vida".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.