Gabriel Boric: conoce quién es el nuevo presidente de Chile, apenas 36 años | Mundo

El presidente electo de Chile, Gabriel Boric, quien jurará el cargo el viernes (11), es un exdirigente estudiantil de 36 años que dirigió su campaña en base a un discurso de “esperanza” y abogó por representar un anhelo de cambio, con la promesa de fortalecer el estado de bienestar en este país.

“Representamos un proceso de cambio y transformación que se acerca, (pero) con la graduación necesaria”, dijo en un momento de la campaña, con la intención de disipar las preocupaciones de que su elección podría significar el inicio de un período de caos.

Bórico, como él lo definió, “un faro que ilumina una isla desierta” tatuado en su brazo izquierdo y relajado por la lectura, pero su vida real es un activista de izquierda. Es en su ciudad natal de Punta Arenas (sur), a orillas del Estrecho de Magallanes, donde este político comenzó a soñar con este modelo de bienestar para su país.

Hoy, sin embargo, ha sido criticado por la izquierda, que le acusa de adoptar un tono más moderado que su discurso de campaña del año pasado y de haber elegido un nombre más cercano al centro para componer su gabinete.

  • Qué esperar de Gabriel Boric, presidente electo de Chile
  • SANDRA COHÉN: Boric gana capital político, pero debe practicar el arte de la conciliación

Gabriel Boric, de izquierda a derecha, presidente electo de Chile

Boric se postula para presidente de Chile con la edad mínima requerida y es el más joven de siete candidatos en la carrera para reemplazar al conservador Sebastián Piñera. Se convertirá en el presidente chileno más joven de la historia. Su candidatura representa a la coalición “Estoy de acuerdo con la Dignidad”, que une al Frente Amplio y al Partido Comunista.

Su mayor crítica a la democracia después de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) fue continuó con un modelo económico liberal que dejó a las clases medias y bajas endeudadas para pagar la educación, la salud y las pensiones privadas.

Muchos simpatizantes y críticos lo han visto ascender como líder político desde 2011, cuando lideró protestas estudiantiles por educación gratuita en uno de los países más caros del mundo.

Gabriel Boric elegido presidente de Chile — Foto: AP Photo/Andres Poblete

“Nuestra generación ingresó a la política en 2011, eliminando algunos de los temores que generaban las dictaduras y los pactos de transición”, dijo.

Sus discursos referidos al régimen militar de Pinochet (1973-1990) y a la “Concertación”, la coalición de centroizquierda que desde 1990 gobernó la mayor parte de los 31 años de democracia, y hoy yace en ruinas, es desacreditada como reflejo de una crisis de confianza institucional.

En la vuelta final de las elecciones, los jóvenes candidatos intercambiaron imágenes de estudiantes rebeldes por ‘estudiantes bien portados’, en consonancia con el tono moderado y negociador de esta nueva etapa.

Cuando se desempeñaba como director de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, hace 10 años, vinculó la pregunta inicial a un modelo importante “para desafiar a hacer de Chile un país más justo”, dijo.

En ese momento, la democracia chilena tenía apenas 20 años y los estudiantes empezaban a cuestionar el “modelo de desarrollo, a cuestionar por qué se privatizaban los que creíamos derechos sociales, por qué la educación era un privilegio y no un derecho, por qué había salud para los ricos y no para los pobres”, porque la jubilación es un negocio”, dijo.

Durante el descontento social que sacudió a Chile en octubre de 2019, Boric jugó un papel importante en la firma de un acuerdo político -del que se retiró el Partido Comunista, que actualmente lo apoya- para convocar a un plebiscito para reformar la Constitución heredada de la dictadura.

El crítico de Boric denunció su experiencia, su alianza con el Partido Comunista, falta de un título universitario a pesar de haber terminado la carrera de derechoy también su postura cambió.

En este caso, sus oponentes en la elección presidencial han cavado El tuit de Boric elogia a Nicolás Maduro como nuevo presidente de Venezuela, tras la muerte de Hugo Chávez en marzo de 2013. Durante la campaña, sin embargo, el joven candidato insistió en condenar al régimen, y denunció los elogios de un líder comunista chileno a las recientes victorias de Daniel Ortega en Nicaragua.

“En nuestro gobierno el compromiso con la democracia y los derechos humanos será total, sin apoyo a ninguna dictadura y autocracia, le duele a quien le duela”, escribió recientemente en sus redes sociales.

Entre sus seguidores se encuentran artistas famosos como el cineasta Pablo Larraín, el director “No” (2012) y “Jackie” (2016). Hijo del Ministro de Justicia en el gobierno de Piñera, Larraín forma parte de la llamada élite de derecha del país.

Oriundo de Punta Arenas, en el extremo sur del país, Boric creció en una familia simpatizante de los partidos socialista y demócrata cristiano. No está casada, pero tiene una pareja con la que comparte sus opiniones políticas, pero que rechaza el papel de primera dama.

“Soy de la Patagonia Austral, donde comenzó el mundo, donde confluyen todas las historias y la imaginación, en el Estrecho de Magallanes, que inspiró tantas novelas”, dice orgulloso de su región.

Si llega a la presidencia quiere “algo que en Europa va a quedar muy claro, que es garantizar un estado de bienestar para que todos tengan los mismos derechos, independientemente del dinero que tengan en la cartera”, ha resumido.

Alano Dena

"Nerd aficionado al café. Alborotador. Comunicador general. Jugador. Analista. Creador. Ninja cervecero total".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.