Las 4 regiones vitivinícolas más interesantes de Chile hoy

Si bien los perros grandes como Colchagua, Maipo y Leyda aún se mantienen fuertes, esta región vinícola poco conocida en Chile merece estar orgullosa.

Itata

Llegar a Itata es como retroceder en el tiempo. Ubicada en la región del Bío-Bío, a unos 500 km y cinco horas en automóvil al sur de Casablanca, esta zona tiene un encanto crudo y sin pulir, y está poblada por pequeños agricultores que trabajan la tierra y viñas prefiloxéricas muy viejas a mano. . “Itata no está tan aburguesada como zonas como Maule o Maipo. Es pequeño y rural, mucho más rural, con un tamaño promedio de viñedo de unas tres hectáreas por agricultor”, dijo Christian Sotomayor, director de exportación de Valdiveiso. Los gustos de Viña Carmen, Miguel Torres, Viu Manent, Montes, Sutil y Louis Felipe Edwards están trabajando con los productores de Itata para convertir sus “increíbles materias primas” en vinos comercializables. “Si tuviera una moneda, la pondría allí”, dijo Andrés Cabellero, enólogo jefe de Santa Carolina, “El vino de Itata tiene un mejor equilibrio que cualquier otro lugar. El equilibrio entre acidez y frutosidad es inigualable”. Cinsault, en particular, es impresionante. El color rojo brillante de la fruta podría ser “el nuevo Pinot Noir de Chile”, dice José Miguel Viu, propietario de Viu Manent.

Malleco

Los fanáticos de Chardonnay se dieron cuenta. Una de las regiones productoras de vinos excepcionales de esta variedad es Malleco, que Ricardo Baettig, enólogo de Morandé, llama “la nueva frontera de los blancos finos”. Ubicada a 540 km al sur de Santiago, el terreno accidentado de la región significa que cultivar uvas aquí es un desafío, pero la recompensa, dice Baettig, vale la pena. “Estamos muy contentos con nuestro nuevo Chardonnay de Malleco. Muy pocos productores hacen Chardonnay de esta zona, en total solo hay unas 44 hectáreas plantadas con Chardonnay allí”, dijo. “Malleco tiene suelo volcánico y una precipitación media anual de unos 1200ml frente a los 400ml de Casablanca. Hace un vino con una acidez moderada, pero con elegancia. El Malleco Chardonnay de Morande (20-25 libras esterlinas) formará parte de la Serie Negra de la marca y tendrá una pequeña producción: alrededor de 500-600 cajas. “Estamos en conversaciones con un segundo agricultor en Malleco para expandir nuestra oferta para el próximo año”, dijo Baettig. base de datos.

Zapallar

La escasez de agua y los rendimientos muy bajos hacen que la producción de vino en Zapallar, una ciudad costera a dos horas al norte de Santiago, sea “una operación muy costosa”, dice Gabriela Negrete, enóloga de Montes. Único productor que actualmente elabora Sauvignon Blanc de aquí (parte de su gama Outer Limit), Montes decidió apostar por el intenso sabor que ofrece el terroir. “Zapallar Sauvignon tiene menos fruta tropical que Casablanca y Leyda, y un aroma más fresco a espárragos. También tiene mucha mejor acidez”, dice Negrete. Montes, que elabora vino de las tres regiones, tiene por ahora 40 hectáreas en Zapallar. Para dar una idea de la escala relativa de las operaciones, el productor solo elabora 2.000 cajas de 9L de vino de Zapallar frente a 20.000 cajas de 9L de Leyda.

Osorno

“Donde antes era impensable tener un viñedo en un lugar como Osorno, el aumento de las temperaturas y la disminución de las precipitaciones nos han permitido lograr una buena madurez y reducir el riesgo de moho allí”, dice Eduardo Jordán, enólogo, Miguel Torres, de la cervecería vino en esta puerta de la Patagonia. Ubicada a 40 grados de latitud, aproximadamente paralela a la isla norte de Nueva Zelanda, y con una mezcla de granito y suelo volcánico, Jordán afirma que “no se puede encontrar este tipo de acidez málica en ningún otro lugar”. Al principio, dijo, la acidez era demasiada. Miguel Torres comenzó a trabajar en serio en la región en 2017, cuando “el área era solo para vacas y bosques”, y Jordán admite que “nos llevó como tres años aprender a cambiar la acidez”. Cree que Osorno tiene “un potencial tremendo para hacer espumantes de calidad”. Ayuda que la precipitación anual promedio en este valle volcánico sea de 900 ml a 1000 ml, en un momento en que la mayor parte del país está experimentando sequía.

Simón Frisco

"Creador. Comunicador. Evangelista de Twitter. Adicto a la televisión apasionado. Pensador. Aficionado a la cultura pop. Adicto a la web galardonado".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.