Recordando a Daniel Heritage, quien perdió la vida Caminata en Banff

“], “filtro”: { “nextExceptions”: “img, blockquote, div”, “nextContainsExceptions”: “img, blockquote”} }”>

Obtenga acceso completo a Outside Learn, nuestro centro de educación en línea que ofrece cursos detallados de acondicionamiento físico, nutrición y aventuras y más de 2000 videos instructivos cuando se registra en Outside+ >”,”name”:”in-content-cta”,” type” :”link”}}”>Regístrate+ hoy.

El homenaje fue preparado por su esposa durante cuatro años, Emma Heritage, con la ayuda de su amigo Alex MacAdam.

El sol brilla dorado mientras se posaba sobre los verdes campos de Wimmera. Una brisa fresca fluye a través del antiguo laberinto de cuarcita. Un kookaburra gritó desde el árbol de eucalipto por encima del ruido del maleficio y la risa de Daniel Heritage. Otro día más en “La Escuela”, un área envuelta en una fresca sombra detrás de la Placa en el Monte Arapiles en Victoria, Australia. Aunque es demasiado corto para escalar, el bombardero lo convierte en uno de los lugares favoritos de Daniel; le encanta llevar a la gente allí para enseñarles cómo instalar equipos. Pasa mucho tiempo feliz con cualquiera que esté interesado y quiera aprender a escalar una roca, a menudo con una cerveza en la mano, disfrutando de la vida y de la oportunidad de compartir su pasión con los demás.

Este es uno de los atributos que más admiro de Daniel. Es un mentor para muchos, sin esperar nada a cambio. Daniel nunca estuvo interesado en mejorar las calificaciones o dominar el rendimiento físico, sino que optó por priorizar a los demás en cada oportunidad. No hay nada que ame más que compartir sus conocimientos, habilidades y emociones con los demás. Daniel es un escalador que cambiará su objetivo en el acantilado para acoger a los escaladores menos experimentados en grupos de tres, para que puedan escalar después de redimir a sus propios camaradas. Era un escalador que se llevaba a los escaladores locales solo para darles un buen día. Es un escalador que llama a sus amigos experimentados los fines de semana porque enseña a la gente y necesita orientación adicional para ayudarlo. Cuando nos fuimos, la gente no se acordaba de nosotros por nuestra apariencia o nuestra lista de control. Nos recuerdan por su amabilidad, generosidad y orientación: el impacto que generamos en ellos. Daniel es un gran modelo a seguir para todos los escaladores.

Daniel tiene una manera con todos, no solo con los escaladores. Siempre logra iluminar cualquier habitación, aparentemente sin esfuerzo. Es gentil y cariñoso para la personalidad más introvertida, mientras que es bullicioso y entretenido para el tipo más extrovertido. Le gusta pinchar y empujar a otras personas, de una manera que hace que lo adores aún más. Siempre está planeando nuevos chistes divertidos o haciendo juegos divertidos para terminar en público o en el trabajo. Su energía para el senderismo, el equipo para actividades al aire libre, el café o los negocios es tan contagiosa que puedes escucharlo durante horas. Le encanta enseñar y tiene un espíritu de “todo es posible”. Esa actitud es algo que espero que continúe, desde que murió.

***

Nada te prepara para la tragedia que ocurre el 5 de octubre de 2022. Era un día típico: Daniel no podía esperar a que terminara mi desayuno para que finalmente pudiéramos caminar. apoyo dia de la madre, una ruta de ocho tonos en Cascade Mountain en el Parque Nacional Banff. Esta ruta nos la sugirieron muchos amigos y se destacó como una encantadora postal en nuestro viaje de Canmore a Banff. Sabíamos que necesitábamos probarlo antes de que terminara nuestro primer verano en Canadá.

Almuerzo en Castle Mountain, en las afueras de Estes Park, Colorado. (Foto: Patrimonio de Emma)

Mientras estábamos ocupados, de repente me di cuenta. “Hun”, dije, “¡Me acabo de dar cuenta de que esta podría ser nuestra última caminata del verano!” Su madre llegaría en unos días, lo que significaba el posible final de la temporada de escalada. Daniel lo negó, siempre con la esperanza de que el hermoso clima soleado continuara y tuviéramos la oportunidad de vivir más aventuras. Pero hubo un acuerdo tácito de que íbamos a hacer que fuera un gran día.

Daniel se fue al primer largo. Disfrutó la oportunidad de usar su guía de voz para indicarme que no grabara un video de él escalando. Lo seguí, y luego volvió a bajar a la siguiente cancha. Seguimos subiendo hasta que finalmente llegamos a lo que creemos que es el fondo del largo cinco, al pie de una curva pronunciada. Fue difícil precisar nuestra ubicación exacta ya que la longitud del campo no coincidía con nuestra guía, pero pensamos que lo hicimos. En este punto la subida ofrece dos opciones, 5,5 o 5,8. Daniel decidió que la ruta 5.8 parecía más interesante, y como hicimos el momento adecuado, decidimos hacer esto y luego almorzar.

Nos instalamos y Daniel comenzó un pase de esquina empinado con excelente cobertura. Se toma su tiempo mientras coloca 2 levas y se une a un perno o pitón adicional en su camino hacia arriba. Cuando llegó a la parte superior de la grieta, la subida se niveló hacia un terreno mucho más fácil. Recuerdo que dijo: “Uf, eso fue un poco más difícil de lo que esperaba”. Después de este punto ya no puedo ver a Daniel, espero a que llame “seguro” después de llegar al siguiente ancla.

Daniel sobre el enfoque del enfoque del apoyo dia de la madre. (Foto: Patrimonio de Emma)

Han pasado de 10 a 15 minutos desde que Daniel desapareció de mi vista. Normalmente esto me impacientaría, sin embargo, me encantaba admirar el hermoso paisaje que me rodeaba y dejar que Daniel se tomara su tiempo.

No sé qué pasó después. Puede haber piedras sueltas. Tal vez solo se resbaló. Como suele ser el caso en terrenos más fáciles, no colocó ninguna protección después de que se rompió la curva. Sin ningún sonido, vi una gran cantidad de cuerdas caer hasta el final de mi sistema. Recuerdo haber gritado “Oye, ¿qué está pasando ahí arriba?” Se me cayó el estómago al ver a Daniel rodar a gran velocidad hacia el borde que vi por última vez. Su cuerpo siguió rodando y volando por el borde de una curva empinada. Siguió cayendo, cayendo por una serie de repisas hasta donde me colocaron en el ancla.

Tan pronto como Daniel aterrizó, supe que no había mucho que pudiera hacer. A pesar de llevar casco, sufrió graves heridas en la cabeza. A los 30 segundos de su caída, llamé a los servicios de emergencia para pedir ayuda. Entonces, lo único que pude hacer fue apoyar su cabeza en mi regazo y expresarle cuánto la amaba y cómo, si hoy fuera el momento de estar apartada de este mundo, que Dios estaría con ella y la aceptaría con los brazos abiertos. En cuestión de minutos vi que los ojos de mi esposo empezaban a lagrimear mientras observaba las montañas que conocía y amaba.

El equipo de rescate hizo un excelente trabajo al mantenerme informado sobre lo que estaba sucediendo. En 90 minutos llegó el equipo de rescate. Sus esfuerzos se dirigieron a sacarme de la montaña en lugar de a Daniel, y me vi obligado a darme cuenta de lo impensable. El equipo de rescate me ayudó a subir al helicóptero. Dejarlo fue lo más difícil que he experimentado. Sentí como si mi corazón fuera arrancado de mi pecho mientras me alejaba de la situación y obtuve una visión amplia de todo. Después de aterrizar, como si toda la adrenalina hubiera abandonado mi cuerpo, no me quedaban fuerzas en el cuerpo. Caí al suelo, exhausto física y mentalmente.

Después de que recuperé mis fuerzas, todos los trámites comenzaron a realizarse. Todo se siente como una película y no es real. Su muerte ha sido confirmada y me dieron permiso para pasar tiempo con él. Sostuve su mano, grité y me acosté sobre su pecho una vez más y fingí que todavía estaba allí conmigo. A pesar del sufrimiento en el que me encontraba, me dio mucha paz poder abrazarlo por última vez. Siempre estaré agradecida de haber conocido a Daniel y sé que mi vida es aún mejor gracias a conocerlo.

***

Daniel siempre soñó con ir a la Patagonia y escalar el Cerro Fitzroy a los 30 añosel cumpleaños. Su esposa y amigos esperan esparcir sus cenizas aquí y en otros destinos que ama. Monte Arapiles, Bogong Rover Ski Chalet, Bugaboos y Grand Sentinel. Un día, soltaremos una parte de él a la Patagonia, para que sea libre entre las montañas que ama.

Lea también:

Marianela Mallen

"Alborotador total. Aficionado al alcohol. Especialista en redes sociales. Amigable nerd de los viajes".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *