Trekking por el Tapón del Darién en un Range Rover

Este año marca el 50 aniversario de una de las expediciones más grandes y pesadas jamás realizadas en un automóvil.

La Expedición Transamericana Británica, dirigida por el Coronel John Blashford-Snell en 1972, vio a miembros del Ejército Británico embarcarse en un agotador viaje de 18,000 millas a lo largo de la Carretera Panamericana, que se extiende a través de América desde Alaska hasta la Patagonia en un Range Rover.

El más peligroso e infame de todos durante este arduo viaje es el Tapón de Darién, un sendero de 250 millas que conecta América, espesa en la jungla y, en su mayor parte, impenetrable.

Range Rover cubierto de barro

Un equipo de 64 personas, incluidos 46 soldados, dentistas, médicos e incluso un veterinario (para los 26 caballos que transportaban el equipo), luchó contra fuertes lluvias, lodo de arroz pegajoso y ríos peligrosos.

Parte del equipo era el teniente coronel Phil Church, un ingeniero real retirado que vivía en Creekmoor, Poole. Ahora con 87 años y una mente muy aguda, le contó al Daily Echo sobre sus experiencias en expediciones implacables.

“Comenzamos en enero y las lluvias estacionales se retrasaron, llovió mucho”, dijo.

“El primer día no estábamos tan lejos. Los autos están cargados con equipo y los autos se atascarán”.

Bournemouth Echo: Range Rover acercándose al ríoRange Rover acercándose al río

El equipo comenzó con dos Range Rover, autos construidos durante la era Leyland de Inglaterra y conocidos por sus problemas de confiabilidad. Al principio, el automóvil tenía los neumáticos equivocados; esto se solucionó pronto después de que un diseñador de automóviles recomendara neumáticos de carretera normales.

Dos escaleras de aluminio fabricadas en MEXI en Christchurch se mantienen en la parte superior del automóvil. ¿La razón? “Si encuentras una zanja grande o un lodazal, tienes que cruzarlo. Son salvadores”, dijo Phil.

Mientras vadea el río, Phil dice que existe una técnica especial para medir la profundidad sin ahogarse en una corriente impetuosa. “Llevamos algunos caballos al otro lado del río para medir la profundidad. Como no se ahogaron, sabíamos que estaríamos bien”.

Eco de Bournemouth: río abajoCruza el río

Naturalmente, el equipo encontró una buena cantidad de vida silvestre. Algunas ranas hacen ruidos durante toda la noche (“Si dejan de hacer ruidos, hay depredadores alrededor”).

El equipo también tuvo que estar atento a las serpientes, e incluso a una manada de cerdos pecaríes. “Son peligrosos cuando se agrupan en 10”, agregó Phil.

Antes del viaje, se le dijo al equipo: ‘Las cosas que viven en el bosque te tienen tanto miedo como tú a ellas’.

Phil, escéptico al principio, pronto se dio cuenta de que esto era cierto. “Lo único que no aplica son las hormigas. Y cuanto más pequeña es la hormiga, más grande es la picadura”.

La comida, que llegó en paracaídas, era muy limitada y consistía principalmente en arroz, sardinas y galletas. Las condiciones de cocción están lejos de ser ideales.

“Aprendimos mientras caminábamos que cuando quieres comer arroz y no tienes agua fresca, cómelo en la oscuridad porque no puedes ver el color del arroz”, dijo.

Bournemouth Echo: parte de la tripulaciónparte de la tripulación

La expedición no estuvo exenta de problemas. Phil tuvo que ser sacado del bosque a regañadientes dos veces (una vez por pleuresía y otra por disentería, después de haber perdido 20 libras).

Alrededor del 50 por ciento de los involucrados se salieron de una forma u otra.

El Range Rover también lo está pasando mal. Las frecuentes averías de diferenciales y semiejes retrasan el progreso. “Su viaje cambia de vez en cuando. Algunos días podemos hacer dos millas por día. Otros días podemos hacer 11”.

Finalmente, después de 96 días difíciles, la tripulación llegó a la capital colombiana, Bogotá, lo que marcó el final de una de las mayores expediciones de la vida.

Reflexionando sobre su tiempo en el bosque Darien Gap, Phil dijo: “Fue un trabajo duro. Aprendí mucho sobre otras personas y sobre todo mucho sobre mí.

“Nos apoyamos los unos en los otros. Aprendí sus debilidades (me alegra decir que no demasiado), pero es bueno que puedas ver sus fortalezas.

“Fue la experiencia más hermosa de mi vida, siempre la recordaré. Me siento honrado y orgulloso de haber sido elegido para emprender esta expedición”.

Marianela Mallen

"Alborotador total. Aficionado al alcohol. Especialista en redes sociales. Amigable nerd de los viajes".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.