Horarios de Buenos Aires | Fernández de Kirchner hace huelga y niega acusaciones judiciales de corrupción

Cristina Fernández de Kirchner lanzó el martes una larga y políticamente cargada defensa contra los cargos de corrupción que enfrenta, un día después de que los fiscales le pidieran a la vicepresidenta que enfrentara 12 años de prisión y una inhabilitación política de por vida por sus presuntos delitos.

El vicepresidente, de 69 años, está acusado de liderar una “asociación prohibida” que supervisa la adjudicación de contratos fraudulentos para proyectos de obras públicas en su provincia fortificada de Santa Cruz en la Patagonia. El presidente del Senado negó la acusación y dijo que era parte de una campaña de persecución judicial y política destinada a sacarlo de la política.

En una transmisión en vivo por las redes sociales el martes, Fernández de Kirchner dijo que su legado político y el peronismo en su conjunto fueron juzgados y que la fiscalía había “escrito una sentencia” en su contra.

“Nada, absolutamente nada de lo que dicen está probado”, dijo la titular del Senado, una abogada que se desempeñó como presidenta de 2007 a 2015, reemplazando en el cargo a su difunto esposo, Néstor Kirchner. Fue durante los tres mandatos presidenciales que se produjeron denuncias de corrupción, según el fiscal.

“Este no es un juicio contra mí, es un juicio contra el peronismo, contra el gobierno nacional y el pueblo”, dijo en un discurso de una hora y media que contó con extractos de la ley, artículos de prensa, correos electrónicos, mensajes y cuentas de WhatsApp. .

“Han pasado 12 años [of prison time requested]Los mejores 12 años de gobierno que ha tenido la Argentina en las últimas décadas”, dijo el vicepresidente. “Por eso me van a estigmatizar y condenar. Si naciera 20 veces, haría lo mismo. 20 veces.”

Y agregó: “Quieren venganza [and] disciplinar a la clase política para que nadie se atreva a hacer dos veces lo mismo”, afirmando que “el juicio comienza con una ficción contada por el fiscal”.

Durante su extensa presentación, Cristina Fernández de Kirchner volvió en reiteradas ocasiones a su teoría del ‘derecho’, vinculando al juez presidente Rodrigo Giménez Uriburu con la última dictadura militar, responsabilizando a Mauricio Macri de la situación en la que se encontraba y afirmando que empresarios cercanos al expresidente ayudado en los intentos del expresidente por perseguirlo.

Saludos y burlas

Fernández de Kirchner habla desde su despacho en el Senado, cámara alta que preside y por la que goza de inmunidad parlamentaria.

Incluso si es declarado culpable en el juicio -se espera un veredicto para fin de año- no irá a la cárcel a menos que su sentencia sea ratificada por la Corte Suprema del país, o pierda su presunta candidatura al Senado en las próximas elecciones a fines de el año. 2023. También puede postularse para el cargo.

Una docena más, incluidos empresarios alineados con la familia Kirchner y exfuncionarios del gobierno, están en juicio junto con el vicepresidente y sus declaraciones ante el tribunal deben presentarse la semana pasada.

Fernández de Kirchner decidió presentar su defensa en las redes sociales luego de que este lunes se rechazara su solicitud de declaraciones adicionales. Los jueces dijeron que podría presentar su caso en una audiencia de declaración de culpabilidad, que comienza el 5 de septiembre.

Varios cientos de simpatizantes vitorearon su llegada al Senado el martes, mientras que otros hicieron lo mismo cuando salió de su casa en el exclusivo barrio de Recoleta en Buenos Aires.

Tal es su naturaleza divisiva que grupos rivales de manifestantes, tanto a favor como en contra de él, se reunieron frente a su casa el lunes por la noche después de que el fiscal Diego Luciani pidiera que fuera sentenciado a 12 años de prisión y fuera de la política de por vida. La policía de la ciudad se vio obligada a intervenir a medida que aumentaban las tensiones, lo que enfureció aún más al vicepresidente.

Dirigiéndose a la corte por videoconferencia, Luciani denunció el “auténtico sistema de corrupción institucional” del que dijo que era “probablemente la mayor operación de corrupción que haya conocido el país”.

El expresidente dijo que fue víctima de “ley”, persecución política y judicial dirigida por sus enemigos.

‘Tácticas de demora’

El discurso de Fernández de Kirchner fue muy criticado por los líderes de la oposición, incluida la líder del partido PRO, Patricia Bullrich.

“En lugar de defenderse de las acusaciones, está hablando de otra cosa. Típica táctica dilatoria. Corresponde al tribunal decidir si lo que dicen los fiscales es suficiente o no”, dijo a la prensa el líder opositor.

Los cargos se remontan a los dos mandatos de Fernández de Kirchner como presidente. En ese caso, fue acusado de dirigir una “asociación prohibida” que adjudicó una licitación de obras públicas en Santa Cruz, su ciudad natal política, al favorito del empresario Lázaro Báez. La oficina del fiscal estima que alrededor de mil millones de dólares fueron estafados al estado.

Fernández de Kirchner ha sido absuelto en varios casos de presuntos delitos cometidos mientras era presidente, pero aún enfrenta cinco juicios.

El martes, varios expresidentes latinoamericanos de izquierda, incluidos Evo Morales de Bolivia y Dilma Rousseff de Brasil, expresaron su apoyo a Fernández de Kirchner.

“Expreso mi solidaridad incondicional con la vicepresidenta de Argentina y la presidenta del Senado argentino, Cristina Fernández de Kirchner”, escribió Rousseff en Twitter.

Los aliados domésticos también lo apoyaron. El ministro de Justicia, Martín Soria, fue uno de los que criticó al tribunal, diciendo que “había impedido que Cristina se defendiera cuando la ley procesal era muy clara: en cualquier momento el imputado podía hablar en defensa propia”.

Soria dijo que “quedó expuesta la falta de imparcialidad de este tribunal y de este fiscal” en declaraciones a una radio local.

CFK señala con el dedo a ‘Nicky’ Caputo

En un extenso discurso en el que criticó el juicio de ‘Vialidad’, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner señaló con el dedo al empresario Nicolás ‘Nicky’ Caputo, a quien indirectamente acusó de corrupción y estaría vinculado a la detención del exsecretario de Obras Públicas José López, uno de los acusados ​​en el juicio el juez.

Fernández de Kirchner leyó una serie de mensajes entre Caputo y López, quien fue detenido en 2016 afuera de un convento con una bolsa con armas y casi $9 millones en efectivo. Observó que otro acusado en el centro de la demanda, el empresario Lázaro Báez, tenía menos contacto con López que Caputo.

“Mi sorpresa fue la conjetura de mi socio [in crime in the trial], Lázaro Báez, tiene solo tres mensajes con López. Y también que Nicolás Caputo, hermano vitalicio de Macri, tiene un mensaje con López”, dijo el expresidente.

“Ellos son los dueños de los $9 millones que le han pagado a López, no tengo ninguna duda”, alegó.

Caputo, quien dirige una constructora multinacional, es muy conocido en los círculos políticos y es amigo cercano del expresidente Mauricio Macri, de quien Fernández de Kirchner dice que estuvo detrás del esquema para perseguirlo.

El líder opositor conoció a Caputo por primera vez en la escuela Newman cuando tenían seis años y anteriormente describió a su amigo como un “hermano de por vida”.

Ambos han trabajado juntos en los negocios y el gobierno, así como en los niveles más altos del club de fútbol Boca Juniors, que Macri dirigía antes de ingresar a la política.

Caputo ha sido el contratista principal del proyecto inmobiliario licitado por la Ciudad de Buenos Aires, controlado por PRO Macri desde hace más de una década.

– TIEMPOS/AFP/PERFIL

noticias relacionadas

Alano Dena

"Nerd aficionado al café. Alborotador. Comunicador general. Jugador. Analista. Creador. Ninja cervecero total".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.