Korra Pesce muerta por caída de hielo en Cerro Torre, Patagonia

“], “filtro”: { “nextExceptions”: “img, blockquote, div”, “nextContainsExceptions”: “img, blockquote”} }”>

Obtenga acceso completo a Outside Learn, nuestro centro de educación en línea que ofrece cursos detallados de acondicionamiento físico, nutrición y aventuras y más de 2000 videos instructivos cuando se registra en Outside+ >”,”name”:”in-content-cta”,” type” :”link”}}”>Regístrate+ hoy.

Alpinista italiano de 41 años Corrado “Korra” Pesce ha muerto en la Patagonia mientras descendía por la cara norte del Cerro Torre. Pesce y su compañero, Tomás Aguiló, realizaron un nuevo recorrido montaña arriba, partiendo del lado este y terminando en el norte, donde se cruzaron con los italianos Matteo Della Bordella, David Bacci y Matteo De Zaicomo, quienes también habían realizado un nuevo recorrido en el lado este.

Los dos bandos unieron fuerzas para los últimos 1.000 pies de ascenso hacia el norte con Pesce al frente. “[He was] el más fresco y fuerte y pronto [took] Plomo…. Es una gran ventaja psicológica poder seguir [such] una máquina”, escribió Della Bordella en planetamontaña.com.

Una vez en la cima, Pesce y Aguiló inmediatamente se prepararon para hacer rappel. Eran las 6 de la tarde del jueves 27 de enero y la pareja quería aprovechar las condiciones frías de la noche para despegar; Es más probable que las rocas sueltas y las formaciones de hielo inestables permanezcan en su lugar. Pesce invitó a los italianos a unirse a ellos, pero se negaron. Agotados por su esfuerzo de varios días, optaron por acampar en la cima del Cerro Torre y descender por la arista sureste (comúnmente conocida como Ruta del compresor) a la mañana siguiente.

El desastre golpeó a Pesce y Aguiló pocas horas antes del amanecer. El hongo de escarcha de hielo estalló desde arriba, enviando un torrente de rocas, hielo y nieve por encima de él. Aguiló resultó gravemente herido pero permaneció inmóvil, mientras que Pesce quedó “completamente paralizado e incapaz de moverse debido a la extensión de sus heridas”, escribió Della Bordella. La mayor parte del equipo de vivac de la pareja se había ido, así como la mayor parte de su equipo de escalada, y Aguiló comenzó a descender solo por la empinada pared en busca de ayuda. Al descender por la montaña, encuentra su Inreach en la nieve y pide ayuda.

Kiff Alcocer, un estadounidense que actualmente camina por la Patagonia, estaba en el campamento base de Niponino cuando escuchó hablar del accidente en Cerro Torre. Aunque desconocía el mensaje de Inreach de Aguiló, alguien había visto la señal de SOS de los faros en lo alto de la montaña y despertó a un grupo de diez, incluidos Alcocer y el alpinista alemán Thomas Huber, para una caminata de dos horas hasta la base del glaciar (Campamento Noruegos). investigar. Alcocer, Huber y los otros dos continuaron más allá del campamento alto, a través del glaciar roto, hasta el fondo de la cara este.. Aguiló apareció de inmediato en su punto de mira y lo vieron descender lentamente a un campo de nieve triangular que sobresalía, aún con 1,000 pies de ascenso técnico sobre el glaciar.

A las 5:00 p. m. del viernes, el equipo de Della Bordella había completado sus 30 rápeles en la Cordillera Sureste y se reunió con Alcocer y el resto del equipo de rescate en la base del muro. Horrorizada al enterarse del accidente, Della Bordella usa su dron para señalar la ubicación de Aguiló en la pared y prepararse para una misión de rescate. “Lo que hizo el equipo italiano fue increíble”, dijo Alcocer Escalada. “Para subir la nueva ruta en el Cerro Torre [and] luego, sin dudarlo, vuelve a subir porque un camarada herido es muy inspirador”.

A pesar de estar agotada mental y físicamente, Della Bordella sabía que era la persona ideal para liderar el rescate. Había escalado la parte oriental unos días antes; sabe adónde ir y qué equipo llevar. Junto a Thomas Huber, Roger Schaeli y Roberto Treu, el equipo de rescate trepó los primeros siete tiros de la Ruta Maestri—incluido el runout plate 5.11 en mal cambio— en apenas tres horas antes de cruzar otra cuerda larga para llegar a Aguiló y los ventisqueros. “Realmente hicieron todo lo posible”, dijo Alcocer sobre los rescatistas. “Es una escalada seria”.

Della Bordella informó que ya era medianoche cuando Treu y Huber comenzaron a descender con Aguiló. Él y Schaeli, los mejores amigos de Pesce, permanecieron en el muro, sin querer renunciar a salvarlos. A pesar de que llegó la tormenta y solo había una cuerda entre ellos, esperaron en el campo de nieve triangular hasta las 3 am por cualquier señal de Pesce. La temperatura bajó. El viento aulló. No fue hasta que Della Bordella comenzó a alucinar por el agotamiento que ellos también comenzaron a descender.

“Me di cuenta que era hora de bajar la montaña, porque en este estado apenas podía cuidarme”, escribió en su cuenta de Instagram. planetmountain.com. “Es una decisión amarga, pero lamentablemente hemos cruzado nuestros límites físicos y psicológicos; nos damos cuenta de que [Pesce] permanecerá en esa montaña para siempre.”

Macizo de Torre con el Cerro Torre a la izquierda. El campo de nieve triangular que sobresale, donde se rescató a Aguiló, se ve bajo a la derecha del lado este, todavía a 1,000 pies sobre el glaciar. Después de que Huber y Treu llevaran a Aguiló a la base de la pared, persistió el largo descenso técnico por el glaciar. (Foto: Kiff Alcocer)

Cuando Della Bordella y Schaeli regresaron al glaciar, el rescate de Aguiló estaba en pleno apogeo. Alcocer estima que unos 15 escaladores se encontraron con Aguiló en la base del flanco este y asumieron la espantosa tarea de “luchar en una camilla durante horas” por el glaciar empinado y con profundas curvas. Otros 30 rescatistas esperaban a Aguiló en la base del glaciar, donde un helicóptero del Ejército Argentino lo llevó a un hospital en Calafate, donde lo atendieron por un pulmón perforado, fractura de clavícula y costillas, entre otras lesiones, de las que se espera que se recupere.

Un dron continuó buscando a Pesce, pero se cancelaron más esfuerzos de rescate debido a la escalada de la tormenta. Carolina Codo, jefa del Centro de Rescate Alpino El Chaltén de Argentina, dijo Explorador web, “Corrado Pesce ya no puede vivir. Hoy, pudimos ampliar una imagen de un dron que volaba cerca del accidente. Se podía ver el cuerpo de Pesce. Se deslizó 50 metros por debajo de la plataforma donde pernoctaba…. Sin la protección adecuada, la muerte por hipotermia se produce en dos horas”.

*

corrado pesce fue uno de los más grandes alpinistas de su generación, habiendo recorrido rutas serias a lo largo de los Alpes, el Himalaya y la Patagonia. En 2019, en un equipo de cinco en el que estaba Aguiló, hizo una increíble segunda subida Psico vertical (5.10b A3 M8 90°; 950 metros) en el lado sur de Torre Egger; en 2016 repitió Estrella imposible (ED; 2000 metros) en Bhagirathi III (6454 metros) en el Himalaya indio; en 2015 repitió Piedra rodante (WI5+ 5.10a A3 80° ED; 1100 metros) en Grandes Jorrasses; y en 2014 escaló Directe de l’Amitie (VII M7/A3 90°; 1.100 metros) en la misma montaña.

“[Pesce] es una fuerza brillante para la escalada y la historia del arte”, Renan Ozturk escribir en memoria en Instagram. “Es desinteresado en las montañas más duras, estoico, fuerte… pero también amable y juguetón al final del día”.

Se ha creado una página de recaudación de fondos para ayudar a apoyar a Leia, la hija de 13 años de Pesce, en su ausencia. puedes donar aquí.

Marianela Mallen

"Alborotador total. Aficionado al alcohol. Especialista en redes sociales. Amigable nerd de los viajes".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *