La Patagonia revela una próspera comunidad argentino-judía

(JTA) La Patagonia, la famosa y escénica región del sur de Argentina, se ha convertido en un refugio para mochileros israelíes, turistas de Buenos Aires y, en el siglo XX, criminales de guerra nazis.

Lo que le ha faltado a la hermosa zona durante casi 40 años es una nueva sinagoga.

Eso ha cambiado en el último año, cuando un grupo de judíos residentes en San Martín de los Andes inauguró la primera sinagoga de su ciudad. La sinagoga es solo la segunda institución judía en la región patagónica de 400,000 millas cuadradas, y la primera sinagoga nueva en toda Argentina en años que no está afiliada al creciente movimiento ortodoxo Chabad-Lubavitch.

En contraste, la Comunidad Hebrea de San Martín de los Andes está afiliada al movimiento Judaísmo Conservador, el cual se está reduciendo en su conjunto. Su fundador contó con el apoyo del Seminario Rabínico Latinoamericano Argentino, con sede en Buenos Aires, así como de varias sinagogas de la región de Buenos Aires.

El primer evento en la sinagoga fue el Seder de Pascua en abril y, durante el último mes, la comunidad ha estado celebrando su primer servicio del Día Santo en su hogar permanente.

Pequeño lugar, de solo 1,200 pies cuadrados, ubicado en el centro de la ciudad, a solo unos minutos caminando de la terminal de autobuses y del lago Lacar. En Rosh Hashaná, 85 personas se reunieron para una cena festiva, más del doble que en años anteriores. Incluían turistas de toda Argentina y del extranjero, así como personas de la comunidad local de unos 150 judíos.

“Fue muy conmovedor, el primer Yom Kippur en nuestra propia sinagoga en nuestra ciudad y vimos a los niños en el servicio de Neilah con velas”, dijo a la Agencia Judía de Telégrafos Eduardo Labaton, presidente de la comunidad judía de la ciudad. “Ese fue un comienzo muy importante para nuestros servicios de sinagoga aquí”.

La sinagoga fue originalmente una visión de Labaton, quien se mudó de Buenos Aires hace 20 años.

“Nos reuníamos en las casas”, recuerda sobre la actividad judía pasada en San Martín de los Andes. “Pero no podemos invitar a mucha gente a la casa”.

Hace tres años, Labaton, que trabaja en bienes raíces y comercio minorista, compró un terreno cerca del lago e incluyó espacio para construir un lugar para la comunidad. Pero entonces Claudio Ploit, el vicepresidente de la comunidad, propuso ir más allá y asegurar la Torá para la comunidad. De repente, el grupo estaba hablando de construir una sinagoga completa.

Ploit, un líder sénior bien conectado en la comunidad de Buenos Aires que posee un negocio de turismo en la Patagonia y divide su tiempo entre la capital y San Martín de los Andes, fue fundamental para asegurar los recursos para el proyecto patagónico. Además de la financiación de Seminario, también obtuvo la Torá de la comunidad judía de Weitzman y de rabinos visitantes de la comunidad de Lamroth Hakol, ambos en Buenos Aires.

“Leí textos sobre la importancia de inaugurar una sinagoga, pero experimentarlo de primera mano fue una experiencia muy conmovedora”, dijo a JTA la rabina Deborah Rosenberg, directora de educación de Lamroth Hakol de Buenos Aires, que trabaja con la comunidad de San Martín de los Andes. . “El primer sábado en el nuevo templo fue muy emotivo para mí”.

Previo a la inauguración de San Martín de los Andes, la única institución judía que operaba en toda la Patagonia era la casa Jabad en Bariloche, otra escapada tres horas en coche hacia el sur, eso es rutina acomodar a cientos de mochileros israelíes en Pésaj. (El criminal de guerra nazi Erich Priebke dirigió el colegio alemán Bariloche durante años antes de ser arrestado en 1994 y convertirse en un símbolo con qué facilidad Argentina acomodó a ex nazis.)

Argentina tiene la sexta población judía más grande del mundo, estimada en 180.000 según un informe 2019. Pero la mayoría de esos judíos viven en el área de Buenos Aires, y no existe una estimación confiable del número de judíos que viven en la Patagonia.

Lo que está claro es que hay más de lo que saben Labaton y Ploit, y siempre hay más en camino. La Patagonia siempre ha sido un área deseable para hacer turismo, especialmente para los amantes de la naturaleza y los deportistas que buscan disfrutar del esquí de verano. El reciente colapso del peso argentino fue una crisis en muchos sentidos, pero funcionó a favor de la Patagonia: Argentina se volvió más asequible para los visitantes extranjeros y uno de los únicos lugares a los que muchos argentinos pueden permitirse ir.

El año pasado, la ocupación hotelera promedio en la Patagonia fue del 97%. Algunos de esos visitantes han aparecido en la nueva sinagoga.

“Hablé con una mujer de Estados Unidos, una turista que estaba muy emocionada por la posibilidad de realizar el servicio durante su viaje a la Patagonia y también varios deportistas que estaban en la ciudad para hacer trekking y correr que estaban felices de participar en la ceremonia. ”, recuerda Rosenberg sobre la ceremonia de inauguración.

Cerca de 70 personas asistieron a la ceremonia, en su mayoría de las principales instituciones judías de Buenos Aires. Pero los líderes de la comunidad local también dieron la bienvenida a unos 15 judíos de un territorio previamente desconocido, incluidos los residentes de otra ciudad del sur llamada Zapala, que está a 150 millas al norte, y un hombre que había venido a donar un talit, o manto de oración judío, a la sinagoga.

Actualización de la mañana

Actualización de la mañana

Diariamente

Comience su día con las mejores historias del sur de la Florida.

Mario Jakszyn, un miembro de la comunidad que ayudó a organizar el evento, dijo que no se esperaba la participación.

“Al principio instalamos algunas sillas para evitar la imagen de una sinagoga vacía si venían algunas personas, pero rápidamente tuvimos que agregar más asientos”, dijo Jakzyn.

Él y otro miembro de la comunidad, Tamar Schnaider, se ofrecen como voluntarios para dirigir los servicios de Shabat todos los viernes. Los turistas siempre están presentes, dice, y debido a que los grupos comen juntos la cena de Shabat, las celebraciones a menudo no terminan hasta la medianoche.

El grupo espera contratar a un rabino propio en el futuro, pero mientras tanto, están trabajando con Lamroth Hakol para organizar servicios regulares.

Pluit, triatleta entrante Récord de la escuadra argentina en los Juegos Macabeos de este verano en Israel, quieren hacer de la nueva sinagoga un destino para los atletas judíos que vienen a la Patagonia. Está planeando una cena de Shabat centrada en los atletas locales, y está hablando con la federación deportiva argentina Maccabiah sobre el lanzamiento de un campamento de esquí y, potencialmente, el primer evento de deportes de invierno de Maccabiah en Argentina.

“Nos mudamos constantemente”, dice Pluit sobre su comunidad.

Para leer más contenido, visite www.jta.org

Armando Duron

"Nerd del tocino. Futuro ídolo adolescente. Aficionado a los zombis. Alborotador. Aficionado a los viajes. Lector galardonado".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *