Ola de calor en Sudamérica podría elevar las temperaturas en casi 50ºC

Una intensa ola de calor ha azotado el centro de Sudamérica esta semana y podría provocar que ciudades de Argentina, Uruguay y Paraguay registren récords de temperatura, acercándose a los 50ºC. Provocado por masas de aire caliente y seco, este fenómeno también tiene impacto en el sur de Brasil, especialmente en Rio Grande do Sul, donde el termómetro puede alcanzar los 40ºC.

Las primeras señales de calentamiento se sienten desde el lunes (10/01), cuando la ciudad de San Antonio Oeste, en la Patagonia argentina, registró 42,8ºC, y la provincia de Mendoza estaba en estado de alerta roja.

Este martes (11/1) se superó la temperatura máxima estimada de 37ºC para Buenos Aires y el termómetro marcó 40ºC cerca de las 16:00 hora local, la temperatura más alta desde 1995.

Según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), la capital argentina enfrenta el cuarto día más caluroso en 115 años, desde que se comenzaron a archivar registros en 1906.

Se espera que el calor solo aumente en los próximos días. El punto más caliente de Argentina debería estar entre 45ºC y 47ºC, según estimaciones de MetSul, empresa meteorológica de Rio Grande do Sul. El termómetro de Uruguay debe estar entre 41ºC y 43ºC.

En Brasil, la temperatura más alta en Rio Grande do Sul debe marcarse en la parte occidental del estado, con temperaturas máximas entre 10ºC y 15ºC por encima del promedio para esta época del año. El Instituto Nacional de Meteorología (Inmet) emitió una alerta de peligro para 216 municipios hospitalizados por la ola de calor.

Según el modelo elaborado por MetSul, el área de la ciudad uruguaya podría experimentar un aumento máximo de calor de 41ºC y 42ºC en los próximos días. Incluso las áreas más frías, como la Serra Gaúcha, pueden tener signos de extremos al final de la semana, con temperaturas máximas de hasta 37ºC en Caxias do Sul y alrededor de 40ºC en los valles de Farroupilha y Bento Gonçalves.

En Porto Alegre y la región, el calor será mayor durante el fin de semana y el próximo fin de semana, con señales alrededor o por encima de los 40ºC y niveles de radiación ultravioleta entre 11 y 16. La Defensa Civil municipal llama a extremar la atención y recomienda a los vecinos protegerse de la sol, mantén una hidratación constante y evita hacer ejercicio entre las 10 y las 16 horas.

La temperatura más alta jamás registrada en Rio Grande do Sul, según datos oficiales registrados desde 1910, fue de 42,6ºC, en el verano de 1917, en Alegrete, y en 1943, en Jaguarão.

Daños en el campo y cortes de energía

Los agricultores deben sentir especialmente el impacto de las condiciones climáticas extremas. La región que cubre el sur de Brasil, Uruguay y Argentina ha sufrido importantes pérdidas de cosechas debido a una grave sequía el año pasado, y las altas temperaturas podrían agravar aún más la situación.

En Rio Grande do Sul, 159 municipios ya están en estado de emergencia por la sequía que comenzó en noviembre. Las pérdidas registradas hasta ahora se distribuyen entre la producción de cereales, frutas, verduras y lácteos.

En el sur de Argentina, donde las precipitaciones no alcanzan los 200 milímetros a lo largo de 2021, la sequía ha afectado principalmente al centro portuario de Rosario, donde se embarca cerca del 80% de las exportaciones agrícolas del país.

“El sector agrícola, que ya sufre por la falta de lluvias, debería ser más castigado por las altas temperaturas. El calor excesivo afecta directamente el desarrollo de los cultivos y puede quemar las plantaciones”, dijo Olivio Bahia, meteorólogo del Inmet.

También existe el riesgo de incendios forestales y cortes de energía. En Uruguay, los primeros días de 2022 ya están marcados por aterradoras imágenes de incendio en el occidente del país. Cerca de 37.000 hectáreas fueron arrasadas en las regiones de Paysand y Río Negro, marcando el mayor incendio en la historia del país.

Mientras tanto, las autoridades argentinas han estado advirtiendo desde la semana pasada sobre una posible crisis de suministro eléctrico con cortes de energía en Buenos Aires y otras ciudades del país. Solo este martes, 11 barrios y 700.000 usuarios se quedaron sin luz en la capital.

La falta de energía está asociada a la alta demanda y bajos niveles de los ríos que abastecen las centrales hidroeléctricas del país.

El preocupante escenario llevó al gobierno argentino a reunir a varios ministerios y organismos para coordinar acciones que pudieran reducir los riesgos ocasionados por las altas temperaturas.

En una reunión celebrada este lunes, las autoridades discutieron ampliar la oferta de unidades de cuidados intensivos, centros de diálisis y neonatología para acompañar a las poblaciones más vulnerables y buscar soluciones para mantener el suministro de energía y agua.

“Estamos en contacto con los gobernadores y alcaldes para unir esfuerzos y responder a esta situación tan difícil y extraordinaria”, dijo a la prensa el Ministro Jefe de Gabinete, Juan Manzur.

El Ministro Principal de Vivienda Civil de Argentina, Juan Manzur (centro, con micrófono), en una reunión en Buenos Aires sobre el aumento de las temperaturas en el país

Imagen: Oficina del Ministro de Argentina

¿Qué causa el calor extremo?

Según der Maier, especialista en climatología de América del Sur e integrante del Centro de Clima Polar y de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (UFRGS), la ola de calor actual es consecuencia de las masas de aire caliente y seco adheridas . entre Argentina y Brasil. Este fenómeno es apoyado por un área de alta presión atmosférica que actúa sobre Rio Grande do Sul, inhibiendo la formación de nubosidad y, en consecuencia, aumentando las temperaturas y reduciendo la humedad del aire.

“La nubosidad baja y el clima seco hacen que el sistema ambiental sea más eficiente en la conversión de la radiación solar en calor”, dijo el experto.

Lo que se observa actualmente también se puede clasificar como “extremos combinados del clima”. El término es utilizado por los meteorólogos para describir un evento meteorológico extremo simultáneo, simultáneo o simultáneo que puede causar un mayor impacto en el medio ambiente y la población.

Actualmente en América del Sur, una fuerte ola de calor se acompaña de un cuadro de fuerte a severa sequía – mientras la sequía favorece las altas temperaturas, el calor también exacerba la sequía.

Según el climatólogo y profesor de ciencias atmosféricas de la USP, Pedro Leite da Silva Dias, la ola de calor todavía está vinculada a las fuertes lluvias registradas en Bahía y Minas Gerais en las últimas semanas. El bloqueo de la alta presión atmosférica impide que la lluvia se desplace hacia el sur, lo que provoca que la lluvia se detenga en el noreste y sureste de Brasil.

“Funciona como un balancín: mientras el centro de América Latina experimenta sequía y calor, el noreste y sureste de Brasil sufre lluvias”, dijo.

bbc - Climampo - Climampo

La Agencia Nacional de Meteorología alerta de peligro a 216 ciudades en hospitales por ola de calor

Imagen: Climampo

También existe una conexión con el fenómeno meteorológico La Niña, que se desarrolla cuando los vientos soplan sobre el Pacífico empujando las aguas superficiales cálidas hacia el oeste, hacia Indonesia. Esto está provocando importantes cambios climáticos en muchas partes del mundo, incluida América del Sur.

“La atmósfera está toda conectada y los fenómenos anómalos nunca ocurren de forma aislada”, explica el climatólogo y profesor de ciencias atmosféricas de la USP, Pedro Leite da Silva Dias. “La Ninã no solo contribuye a potenciar la intensidad de la ola de calor actual, sino que también puede hacer que el tiempo pase más tiempo”.

Hay registros de eventos extremos asociados a La Ninã desde hace al menos 2 millones de años, pero es bien sabido que los efectos negativos son cada vez más intensos.

Científicos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas atribuyen estos y otros cambios en el comportamiento natural del planeta al cambio climático. Estudios realizados por cientos de científicos analizan miles de evidencias recolectadas alrededor del planetaadvierte sobre el aumento de las olas de calor, sequías, inundaciones y otros fenómenos meteorológicos extremos en los próximos diez años.

“Las temperaturas máximas han aumentado significativamente en los últimos 60 años y el calentamiento global es sin duda un candidato potencial para explicar el aumento de la intensidad de las olas de calor”, dijo Silva Dias.

Marianela Mallen

"Alborotador total. Aficionado al alcohol. Especialista en redes sociales. Amigable nerd de los viajes".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.